MI VIDA EN CAJAS

Así mismo la ví. Mientras guardaba todo lo que he recopilado estos once años en esta “ciudad prestada”, me dí cuenta de mi capacidad de ser un poco desarraigada (¿o práctica?), no habia mucho que botar, un poco menos que guardar…

No puedo evitar la melancolía. Este apartamento “playero” con sus baldosas blancas, este séptimo piso que me “brindó” tantas inspiraciones, ya sólo será una llave que entregar.

Vuelvo feliz a mi extrañada ciudad. Crepúsculos y amistades legendarias. Obelisco y construcciones futuristas. Familia y panaderías conocidas (y reconocidas jajaja). Vuelvo a mi gente (hermosa y cálida).

Aún me da vueltas en la cabeza hasta mi manera de escribirles, no sé por qué…

Pero aunque el refugio sea distinto, el mundo interior queda intacto : algo transitado, respetuosamente quieto, como en espera de que nuevas situaciones, anécdotas o pensamientos traviesos sigan despertando mis ganas de ser “aprendiz de bloguera”.

Dos horas no es nada, dos horas es poco pero también es mucho.

Gracias a mi “pequeña Nueva York”, donde fuí una inquilina (a mucha honra), algo anónima pero “famosa” en ciertas panaderías jajaja (mi fijación).

Gracias a : Luzardo (tus SMS son propios de un corazón noble), Protheus (No nos vemos nunca pero el cariño es el mismo, tus líneas me embriagan), BEA (La dulce e interesante niña, gracias aunque no te ví mucho), Fósforo (Un bossa nova increíble, un espíritu sin igual,gracias por Ivan Lins)… a todos, nos seguimos leyendo 😉

Valencia eres bella, y así lo escribí en una ocasión.

Anuncios

15 comentarios en “MI VIDA EN CAJAS

  1. Ay amiga te comprendo bastante!, cuando uno tiene que recoger la vida en esas cajas donde no caben los sentimientos ni todo lo que se ha vivido en cada centímetro cuadrado, pero será para mejor! ya veras!
    Un abrazote
    🙂

  2. Que curioso, Yo vivo en Valencia hace muchos años y me gusta esta ciudad, donde todavía a pesar de todo hay calidad de vida, y correr tempranito por el Parque Negra Hipólita es un lujo y un placer…Pero a veces por trabajo me quedaba en Barquisimeto hospedado…y pensaba lo mismo que tu…extrañaba las panaderías de Valencia, donde se desayuna y se conversa…siempre con algún conocido, en la que sea…y pensaba lo mismo de la gente de Barquisimeto…extrañaba a los “snobs” Valencianos…normalmente ignorados por este loco…somos seres “Extraños”
    Te deseo mucha suerte en tu regreso a tu terruño…
    Saludos

  3. Sorpresas envueltas en cajas invisibles, donde todo cabe. La vida es así, unas cajas dentro de otras, donde vivencias, costumbres, razones, pensamientos y un sin fin de cosas se van acomodando allí. Por otro lado, están aquellas cajas donde existen mundos y cosas por descubrir, como aquellas que abríamos en la niñez, como esas que de manera espontánea nos llegan a la puerta del alma, listas para ofrecernos inigualables momentos.

    ¿El tiempo? Al igual que el espacio, siempre será relativo (lo dijo Einstein).

    De nada. Quizás una especie en vías de extinción. La música siempre está volando, germinando en cada paso, más cuando las razones tienen un peso específico contundente.

    Salud y éxito en esta nueva etapa y que siempre estés en clave…

    Besos

    ¡Saravá!

  4. Espero que en un futuro no muy lejano, y ya drenadas las nostalgias, te dediques un rato a hacer un post también de lo que no te gusta de Valencia; más aún, de lo que ODIASTE… eso también refresca a veces… y a mí como pseudovalenciano me encantaría leerlo…

    ¡Saludos, y mucha suerte!

  5. Amiga, por lo que veo esta es época de cambios, de naceres y renaceres, de partidas y regresos, de encuentros y desencuentros para muchos de nosotros. Aún así, sé exactamente cómo te sientes. Créeme.

    Toda la suerte del mundo para tí ahora que regresas a “tu tierra”.

    Besos y abrazos que ladran!

  6. ” Panaderìas”…

    Por allì surgiò mi gran sonrisa por tus escritos; mi gran sonrisa por la fuente de tu inspiraciòn bloggerìl por ese “post”. Regresas a casa; que rico!; Srta extreme… dèle con furia!; en las ùltimos momentos; antes de que “de verdad – verdad” te toque colocar en el gps de tu autito el rumbo a casa; dàte el regalo personal de darle un pequeño “city tour” a tu “Nueva York prestada” ( o tu prestada para tu Nueva York? ). Recorre en lentitud de camara lenta las calles; las paradas de buses ( buses atravesaos y mal parados! ) de aquellas avenidas que te hicieron gritar ” /&$%·%” , susurrar frases en lenguas al ver cuantos muchachones esplendorosos con miradas divinas; las PANADERIAS, los parques… que todo se quede grabado en un càlido “photo ride” , para finalmente, con esa “vibra de casa que se deja bonito” almacenada en tu alacena mental; tomar el volante y enrumbar finalmente a CASA. A casa… a casa…. a casa…. tu casa.

  7. Cambios ¿no?

    Se siente la nostalgia en las letras, se siente esas ganas de “irte y quedarte”…

    No he tenido esas sensaciones, pero la trasmites muy bien…

    Creo que lo mejor de todo, es que vuelves a comenzar, y eso siempre es bueno.

    MUCHA SUERTE!

  8. Mi estimada Reina de las panaderías…ahora a quien buscaré cada vez que entre a una a ver si entre las presentes te encuentro y te reconozco…serena y extrema a la vez????…incluso te busco en los auto lavados…pero mi busqueda ha sido infructuosa…no me queda más remedio que decirte que mi manicomio te recibirá feliz cuando gustes…solo llama…0414-1436323 y nos reimos juntos
    Abrazos

  9. Éxito y que esta decisión sea para tu bien y progreso junto a ese pequeño por el que tanto te esfuerzas…

    Mil bendiciones en este comienzo!

    Recibe un beso y un abrazo con la mejor de las vibras,

  10. Las mudanzas. Horrible la metedera en cajas y botadera de cosas que de repente luego una vez mudada necesitas! Pero es bonito armar casa nueva y descubrir o redescubrir el lugar adonde te mudaste. Así se empiezan nuevos ciclos que sólo traen cosas buenas. Un abrazo.

  11. Este post me trajo una doble nostalgia: viví varios años en Valencia (en Prebo y en la Candelaria) mientras estudié en la universidad, aunque eventualmente me mudé primero para San Cristóbal (la ciudad de mi adolescencia) y luego de vuelta a Maracay (mi ciudad natal). A mediados de mi carrera tuve una novia guara a quien quise muchísimo y que visitaba los fines de semana. Me paraba tempranito los sábados y me iba hasta el Big Low para agarrar un autobús que me llevara hasta su casa… Tocuyito, Bejuma, Nirgua, Yaritagua, Barquisimeto…

    Valencia y Barquisimeto, ciudades hermosas de las que guardo excelentes recuerdos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s