RECOVECOS

Los recovecos siempre llevan a algo inesperado y – en el mejor de los casos – valioso. Cuando por alguna razón se toman, al obviar el camino acostumbrado ( el de la rutina), se activa una especie de sensor, de búsqueda.

Fue lo que encontré en esa callecita olvidada por la ciudad. Una tienda que sin ser café ni librería daba ambas impresiones. El olor a libros reeditados, flores cuidadosamente reunidas en pequeños ramilletes hacían del recorrido algo campestre.

Una especie de garaje-bazar no comercial . El color azul intenso de sus paredes le daba un toque artístico, el olor a madera de los cuadros, los tapetes hindues “no a la venta”, elementos conjugados para crear un ambiente de otro tiempo.

Pocas personas en sus pasillos, pero se notaban asiduos, ya conocedores del lugar, algunos intercambiaban impresiones de autores, se saludaban o se reconocían, universitarios ávidos en “camadas”.

Recovecos como los del alma, que conducen a lugares escondidos, atesorados y poco transitados, lugares que dejan un sabor distinto y sobretodo, ganas de regresar.

Anuncios

3 comentarios en “RECOVECOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s