MIS VACIOS

Mis vacíos son como amigos…como esos amigos que aparecen en casa cuando no los esperas. Son pequeños duendecillos traviesos que juegan a esconderse, juegan a que no están…pero están.

Generalmente llegan de noche, ese tipo de noches que pueden durar “las mil y unas noches”.

Mis vacíos son esos que me dan un suave pero contundente empujón cuando duermo y siento que me caigo, entonces debo levantarme a tomar un vaso de agua, es lo único que los calma…aplacan su sed y se disfrazan de desvelo bajo una luna clara y desafiante.

Esos vacíos siempre vienen a recordarme “los muertos de mi felicidad” como dice Silvio y a dejarme la extraña sensación de tener un solo pulmón, dando gracias a que en algún momento el pulmón ausente, se regenera.

Puede que un día no regresen y se encarguen de otra alma, pero al menos puedo reconocerlos cuando llegan de noche, a adentrarse vertiginosamente cual duendecillos traviesos, te los presento…mis vacíos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s