DOLORES

Dolores se hizo madre sin comprender la adolescencia.
Salió de su terruño de noche para no ser notada, con su pequeña,
Dolores caminaba por las calles de ese extraño pueblo, sin sonreír, aunque motivos podía tener, prefería no esforzarse en ser risueña,
Dolores cuando llegaba cansada por las noches sólo escuchaba el llanto de su pequeña, a quien arrullaba y calmaba con su leche materna,
Dolores sentía su nombre en cada parte de su cuerpo y los días parecían años que se posaban en su cabellera,
Dolores tenía un secreto cuando de noche se hacía silencio, y posaba su cutis en su almohada y compañera,
Dolores necesitaba llorar siempre…y lo hacía de noche, acostada bajo “la luna lunera”,
Dolores se acostumbró a sentir las lágrimas de lado y le hicieron surcos profundos…en sus ojazos,
Dolores no desperto un día que murió de tristeza y cuando quisieron llevar su almohada, fiel compañera de sus penas,
muchas lágrimas se desbordaron, cual río crecido y salado,
es que Dolores se acostumbró a llorar de noche, a sentir las lágrimas…de lado.

Anuncios

10 comentarios en “DOLORES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s