UN AUTOLAVADO MUY SOCIABLE

Por recomendación de mi pana caribe, fuí a este autolavado (Caribe : tienen nueva administración).
Apenas salí del carro un muchacho de contextura gruesa y cara amigable, saltó a atenderme..”este muchacho tiene carisma”, pensé.

Pasé de inmediato a la sala de espera. Incómodos muebles de rattan me llevaron a los años 80, inmediatamente supe que estaba perdida, era jueves, día de mujeres.

Parecia un “pijama party”. Créanme, me considero sociable pero todo tiene su momento, su lugar…
Mujeres saltaban, comentaban del programa que se veía en la TV aérea, hablaban de sus hijos, recomendaban cremas, miraban de reojo, se reían ruidosamente. Las que llegaban le daban besos al gordito (confirmando su carisma) y todas pasaban a la sala. Se notaba que no se conocían, pero sólo una frase las unía automáticamente al club.

Unos pocos hombres miedosos prefirieron esperar afuera bajo el sol inclemente. En realidad los entendí… hojeaban sus periódicos y de vez en cuando veían el desfile de mujeres, pero de lejos …

OK. No andaba sociable. Sumida en mis pensamientos parecía discordar (en realidad discordaba).
Las mujeres no aguantaron mi silencio y me preguntaron ¿a qué te dedicas, ¿tienes hijos? ¿cuál es tu carro?
Sonreí nerviosamente pensando si alguna leería mi blog (paranoia virtual), contesté algunas preguntas y se sintieron en confianza, lo que faltaba era un buen vino y hablar mal de los hombres jajaja (qué predecible somos algunas veces).

Me despedí ligeramente de las chicas que quedaban y ya en el carro limpiecito veía como todas se iban despidiendo (abrazo y todo) del gordito, mientras pensaba :
– “¿Volveré un jueves?(por ese tipo de preguntas es que tienes pocas amigas jajaja)
– “Ese muchacho tiene su carisma…”

Anuncios

14 comentarios en “UN AUTOLAVADO MUY SOCIABLE

  1. jajajja, creo que vas a tener que visitarlo cada jueves!!!!! Te imaginas hablando de lo q dicen y hacen las mujeres en un autolavado, quien quita y consigas tips interesante, supongo que valdria la pena la experiencia……….

  2. donde yo voy (las poquísimas veces que voy a un autolavado) lo que hay es un saloncito con un televisor colocado en un canal de esos de música latina a todo volumen y la cajera con aire indiferente lo que hace es despacharte un ticket con el importe del lavado mientras se hace las uñas y habla por teléfono. Los que llenamos la salita lo que hacemos es leer distraidos cualquier revista arrugada estilo peluquería barata, mirarnos de reojo como quien está en un ascensor y, de vez en cuando, echarle una mirada al carro a ver si ya está listo y acabar con el suplicio del reggetón a todo volumen. Nada que ver con tu escena de chicas conversadoras jejeje. Saludos!

  3. Vuelve el próximo jueves pero llévate un libro así que tenga un título así bien extraño, que se yo “Mil maldiciones y como lanzarlas” o “Embrujos y posiones para brujas principiantes” o “El sexo total como disfrutarlo y practicarlo”, algo así en letras bien grandotas, te llevas tus lentes oscuros y te diviertes viéndole las caras a ese poco de mujeres. Un abrazo

  4. Lo peor era el autolavado “erótico” cerca de la av. Bolívar, en Valencia, donde unas chicas le hacían la guerra a la lipa mientras pulían tu carro con caras de víctimas y tres o cuatro borrachines (vendían caña) las buceaban con ojos de sapo hipertiroideo, babeándose al ver los shorts. Daba pena ajena.
    Con respecto a la gente MUY simpática, estilo vendedor de puerta en puerta o Cienciólogo en quincena, recuerdo siempre la voz de mi Maestro de la Fuerza: “Luke, no seas pendejo; demasiado perfecto para ser verdad, ¿o te crees Brad Pitt, feúcho?”

  5. Interesante situacion, creo que a todos nos pasa en algun momento que nos enteramos de la vida de las personas, en una cola, o en alguna espera… Me gusta tu blog. Tambien lo visitare frecuentemente.

  6. Hola. Me imagino que esos momentos del autolavado fueron muy agradables, por lo que me imagino… y casi seguro que a lo mejor tendras en adelante cada jueves un ratito libre para poder ir a lavar tu carro en buen compañia..

    Saludos

  7. Una vez en un autolavado al que nuuuuunnca iba, me puse a hablar con una belleza madurita, resulta, que la Sra. en cuestión estaba recién enviudada, jejeje y casi me toca planchar arrugas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s