CREATIVIDAD BANCARIA O QUIEN FUERA LOCO

No soy gestora de banco ni millonaria, pero sí tengo que frecuentarlos y por eso tengo siempre bajo la manga mis “crónicas bancarias”.
En una de esas acostumbradas visitas, mientras esperaba en la silenciosa cola, ya faltaba sólo una persona para que llegara mi turno.
La persona en cuestión era una de esas señoras maduras, ataviadas con elegancia, de esas mujeres que con dignidad femenina se resisten a utilizar sus “derechos de tercera edad”.
Cuando el cajero la llama, de repente irrumpe cual Tazmania una mujercita y se planta en la caja con más descaro del que todos podían aceptar.
Mrs. Elegancia dijo entonces:
-Señorita por favor tenga la decencia de hacer la cola.
-NO VIEJA LOCA! Estoy en la cola de los enfermos!, chilló con voz endemoniada.
Enfermos de la cabeza (pensé de inmediato, presintiendo una escena).
Todos nos mirábamos confundidos, la muchacha parecía muy nerviosa, inquieta y su desgreñado cabello le daba un perfil que me recordaba a Linda Blair en sus buenos tiempos cinematográficos.
Empezaron los murmullos de desaprobación mientras veíamos cómo el cajero enmudecía y atendía las órdenes de la muchacha, sin chistar.
Wow qué buena atención al cliente, pensaba, mientras imaginaba cómo se vería la caja llena de azufre jajaja.
Terminada la transacción, dejó caer suavemente unas monedas al aire, como si se las diera a algún amigo imaginario (o quizás a Chucky?), luego volteó a vernos con una sonrisa torcida que se me antojaba burlona más que maquiavélica y sin decir palabra se marchó con paso alegre, nada enfermizo, vale destacar.
Nadie recogió las monedas, quizás para evitar algún conjuro bancario.
Ante tal escena, fue preferible otorgarle el beneficio de la duda y en todo caso darle el turno fue un merecido Oscar a su creatividad…
Me despedí de los improvisados amigos que más bien parecían ya formar una asociación de vecinos y sonriendo concluía que:
La economía venezolana y sus índices de inflación pueden desatar la locura de cualquiera.
Si ella dijo que estaba loca, quién soy yo para dudarlo? 😛

Anuncios

21 comentarios en “CREATIVIDAD BANCARIA O QUIEN FUERA LOCO

  1. Yo poco voy a los bancos, pero siempre que voy, hay algo raro; un error en la matriz.

    lo más peculiar fue un día en el banco de Venezuela (que queda o quedaba por la iglesia la milagrosa en valencia) encontrarme a una señora muy vieja como de la 4ta edad por delante, con una bolsa de cada llena de cajas de pastillas y remedios.

    Lo primero en llamarme la atención, fue el logo de la bolsa, debe ser con el que cada abordo el mercado, supongo que es de aquellos días en que se decía escandalosamente que cada era de carlos andres perez. Aunque la bolsa estaba en perfecto estado, su color amarillento dejaba percibir un aroma de añeja vjez.

    Tanta medicina acompañando a una persona tan mayor, me hizo suponer que era para poder vivir un rato mas, que seguro debajo de su falda estaba su pulmon artificial, un equipo para dializar y alguna bombona de oxigeno.

    Ya luego de mucho rato de espera al fin la señora pasa, y comienza a entregar caja de pastilla por caja, al cajero, el hombre con algo de desconcierto en la cara, le hace una media sonrisa, cuando la señora con una voz muy carrasposa le dice: abrela chico y cuenta.

    Las cajas eran un tesoro, estaban llenas de billetes de cualquier denominación posible, 50,100, orquídeas, mil, 5.000 y 10.000, de estos ultimo eran los que mas abundaban en su arca portátil.

    Trabajo para el cajero el organizar, cara con cara los billetes, y luego hacer las cuentas manuales porque habían billetes tan viejo que se atascaban en la contadora.

    Como 700.000 bs deposito la señora, y mas o menos 30 minutos de retardo causado a todos los que veníamos después.!

    http://echoes.bitacoras.com

    P:D ahorita publique una noticia de algo que solo sucede aquí, te recomiendo que la leas para que te rias a morir!

  2. Jajajaja, Pino, eso del error en la matriz está buenísimo.

    Yo estoy condenado por razones personales a ir semana a semana al Banco Industrial de Venezuela. Ahí hay que lidiar con los miles de “misioneros” que van a cobrar sus becas. Eso sí son colas.

    El otro día estaba delante de mí un tipo muy dicharachero, de esos que se hacen amigos de todo el mundo con facilidad. Estábamos hablando de cualquier cosa cuando de repente se escucha un vocerío y una mujer entra hecha una tromba. Se le planta en frente al tipo, le pone bruscamente un cheque en la mano y le dice que ella no va a cobrar esa vaina, que en el Banco de Venezuela (que en Cagua queda al frente del Industrial) hay mucha cola y que ella no nació pá’está’haciendo cola. Así que cobras tú tu vaina y me llevas los riales pá’la casa. Dicho eso, se volteó y se fue.

    Todo el banco enmudeció. El tipo se quedó con el cheque en la mano, me miró y, con resignación, me dijo:

    -Esa es mi mujer.

  3. Que crónica más buena!! me imaginé a la loca con chancletas, un chorcito mal puesto y la piel amarilla… Temblorosa como si hubiese tomado 3 litros de café en una sentada… Excelente!

    Saludotes

  4. jajajaja este post me recordó una vez que me puse una “barriga falsa” para poder cobrar un cheque rapidito en el ATESTADO Banco Provincial de Porlamar, en plena Semana Santa. Cuando un conocido se dió cuenta y empezó a gritar “esa loca no está preñadaaa” ya era muy tarde: tenía mis reales! salí llorando de la risa, pero no pude ir a ese banco en mucho tiempo…pueblo chiquito, infierno grande!

  5. Hola Mari, me alegra verte de regreso con tu humor de siempre. Sobre todo después de leer la historia que te envió el espexialista….
    Es bueno volver a ver el sol de tu sonrisa sobre el mar de tus pensmientos desde la playa de tu blog…

    P. D.: el comentario esta algo fuera de lugar pero espero lo entiendan….

  6. En catia llegaba al banco de Venezuela un tipo despeinado y lleno de grasa con una franela que terminaba justo donde le comenzaba el ombligo en su enorme barriga. LLevaba una bolsa de mercado de las de papel reforzado de la cual salian toda clase de ramas (Acelgas, Celery, berro y esas cosas).
    Cuando le tocaba su numero sacaba todas las ramas, las colocaba al lado de la caja y despues vaciaba el resto del contenido. Dinero como arroz picado.

  7. En una agencia Bancaria puedes ver lo que sea, una vez un señor mayor estaba armando un garn lío porque le “estaban robando el dinero” no recordaba que hacía poco más de una hora él mismo lo había retirado.
    Otra vez una señora andaba con tres niñitos -entre 5 y 9 años- tan pero tan tremendos, corrían por toda la agencia y casi tumbaron a una señora, que -aun estando la agencia atestada de gente- todo el mundo dejó que la señora pasara antes para que se llevara a sus pequeños “angelitos”

  8. Hola Marianne, soy yo otra vez. Giancarlo. Paso por acá para dejarte un saludo enorme y una tareita… Hay una cadena que quiero que llenes, está en mi esquina y se llama: La famosa cadena. Léela.

  9. Saludos…
    bien chevere estas cronicas bancarias…
    Desde hace 7 anios vivo fuera de venezuela (en Francia) y de verdad que me hicieron recordar muchas cosas que suceden en los bancos venezolanos… sobre todo esas colas largotas que en realidad aun hoy en dia no entiendo el porque.
    Creo que es lo que llaman “ley de murphy”, me imagino que a la gran parte de la gente le habra pasado que luego de 30 minutos de cola, el tipo o la tipa delante tuyo (con pinta de ganader@) saca una bolsota de papel manila con ese bojote de billetes… y bueno, que mas… a cambiar de fila…
    Gracias por las cronicas… suerte…

    edd.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s