SUBIENDO Y BAJANDO CERRO

Es interesante probar una nueva modalidad de ejercicio para romper rutinas o ver si se descubre una “vocación tardía”. Por cuestiones de horario, me aventuré a probar “subir cerro”. Allá en Caracas tienen el majestuoso “Cerro Avila” aqui en Valencia tenemos el “Cerro Casupo”. No se rían caraqueños, es una hermosa área ya declarada Parque Municipal, en la exclusiva zona de Prebo.
Con mi indumentaria a lo AXN y luego de un calentamiento inicial, me dispuse a comenzar la subida. Al principio mi ritmo era envidiable, como ritual de cerro, todas las personas dicen “buenos dias” (lo llamo así porque desgraciadamente no es muy común esta frase en las calles valencianas),”ay que bellos y decentes”, yo respondía “buenos días” en tono cantarín sin sospechar que estaba llenando de aire mi caja toráxica. Atravesé un riachuelo y me parecía estar en una especie de bosque encantado, respirando aire madrugador, cuando empezaron las pendientes, pero pendiente tuve que estar yo para no rodar cual piedra de río…. A medida que subía y subía, mis “buenos días” con los que bajaban ya eran un murmullo imperceptible, sentí que sólo podia escucharse mi respiración de primeriza. LLegué a una parada y vi casi con alas un banco (me parecia dorado pero no lo era), me senté a ver si podía recuperar el aliento y cuando iba a devolverme (pa’bajo), unos señores de edad madura y en excelente forma me dijeron “siga muchacha (pa’rriba), ud es joven todavia le falta,ánimo!!!”ay mamá (pense),tendré que seguir trepando cual mujer araña”. Eso estaba casi vertical, de repente un modelo que bajaba me dijo sonriendo el bendito saludo: “buenos dias”, yo pensé “que fastidio tanta decencia” alcé las cejas como diciendo “Epalex” y sólo se volvió a escuchar mi respiración.
Sube que sube pensaba: “qué hago aqui, cuál es mi vocación en la vida?, yo vine o me trajeron?”, al ver personas aproximarse enterré la cara y seguí subiendo como quien cumple un castigo, no ocurriese que me pillaran y otra vez : “buenos dias”. Hasta pensar me pesaba y sentía mis rodillitas clamar por “Calcibón”…luego de un buen tiempo, de repente: LLEGUE LA CIMA!! wow, me quedé muy erguida(por no decir tiesa), vi que otros con naturalidad y acostumbrado entrenamiento intercambiaban palabras, “ay (pense) si yo pudiera hablar jajaja”. Absorbí mi gatorade con el entusiasmo de la propaganda y luego bajé textualmente “como burro bajando cerro”, digamos que mucho, mucho más rapido, de lo que en realidad quería, con mi cabello al estilo medusa y mis mejillas al estilo Heidi sé que parecía una loca corriendo y bajando (del) cerro jajaja…
Poco a poco recuperaba el aire y cuando crucé a una señorona, cuya respiración se oía ruidosamente, pensé: “la venganza es dulce” le dije melodiosamente y con una sonrisa radiante “Buenos días”, sólo se escuchó su respiración… aún espero por su respuesta!

Anuncios

10 comentarios en “SUBIENDO Y BAJANDO CERRO

  1. aqui estoy llorando de la risa… a mi me pasó que cuando iba por la mitad me preguntaba “¿y cómo carrizo me irán a bajar de aqui? ¿será que los helicópteros llegan hasta aqui?” jajajajaja

  2. Hola,

    Está buenísimo tu post, antes yo vivía en Valencia, y antes de eso en Caracas, y en ambas ciudades tuve una época en la que subía mucho cerro… Es verdad lo de los “buenos días”, es extraño que el casupo sea el único sitio donde se saluda tanto en Valencia, eso nunca me gustó de esa ciudad…

    Te recomiendo que sigas subiendo el casupo, en realidad es cuestión de costumbre más que de dificultad; en una semana o dos máximo le cojes el ritmo y no te para nadie, jejeje… es mucho más fácil que Sabas Nieves, me parece.

    O de repente yo era más vaca cuando vivía en Caracas.

    En dos oportunidades subí por el casupo y baje por el cerro el café; cuando no, me iba en bicicleta desde los guayabitos en naguanagua, subia el cerro y regresaba…

    Esos dias ya pasaron, pero te digo, no estan difícil. Ahorita vivo en Mérida y si he subido cerro una vez fue de carambola. Es que tanta inmensidad intimida.

    Saludos!

    the_input http://blogalagua.bitacoras.com

  3. No sabes cuanto me alegra estar leyendo esto. Al fin te atreviste, sabía que lo lograrías. Para mi subir montañas es como vivir la vida misma. Es tan mágico como trasarme una meta y lograrla con esfuerzo, pero con mucha satisfacción, porque me gusta exigirle a mi cuerpo y por supuesto adoro cuando él responde. Espero leer pronto que subiste el Cerro trotando !!!

  4. JAJAJA bueno ese cuento…como dice un amigo: el cerro pa’los chivos!! para que te sirva de consuelo a mi me esta pasando lo mismo, en una MOCHA maquina de gimnasio, no jó, despues que me subía el Guayamuri tooodos los sabados… que RAYONNNN

  5. Muy muy buen ejercicio… yo tuve una época de Ávila intenso..

    El secreto?.. mantener el ritmo respiratorio desde el principio.. (no darle los buenos días a nadie… tu estas subiendo…. ellos están bajando)…

    Si subes con frecuencia y empiezas a producir “endorfinas”… (lleva tiempo..).. te vas a “enviciar”… inténtalo…

  6. Buenìsimo tu post. Me recuerda que debo retomar la rutina del Avila, y despegarme màs de mi amada cama los domingos por la mattina… Beny:-)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s